Saltar al contenido
Oracionesparatodo.info

CORONILLA DE LA SANGRE MÁS PRECIOSA

abril 7, 2021
CORONILLA DE LA SANGRE MÁS PRECIOSA

CORONILLA DE LA SANGRE MÁS PRECIOSA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

Oh Dios, ven y sálvame.

Señor, ven pronto en mi ayuda.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, es ahora y será siempre. Amén.

PRIMER MISTERIO

Jesús derramó la sangre en la circuncisión.

La primera Sangre derramada por nuestro amantísimo Redentor fue el octavo día después de su nacimiento, cuando, para cumplir la ley mosaica, fue circuncidado. Reflexionando que Jesús hizo esto para satisfacer la Justicia Divina por tu libertinaje, muévete fuertemente a lamentarte por ello, prometiendo al Señor con su poderosa gracia ser verdaderamente casto en cuerpo y espíritu en el futuro. Amén.

5 Gloria al Padre

Te suplicamos, Señor, que ayudes a tus hijos,

que has redimido con tu preciosa Sangre.

SEGUNDO MISTERIO

Jesús derramó su sangre en el Huerto de los Olivos

Jesús derramó la Sangre en el Huerto de los Olivos y en tal abundancia que hasta mojó la tierra, y esto en vista de la ingratitud con que sería retribuido por los hombres. Arrepiéntete, pues, de haber pagado tan mal las innumerables bendiciones del Señor, y resuelve hacer buen uso de las gracias celestiales y de las santas inspiraciones.

5 Gloria al Padre

Te suplicamos, Señor, que ayudes a tus hijos,

que has redimido con tu preciosa Sangre.

TERCER MISTERIO

Jesús derramó su sangre en la flagelación

Jesús derramó Sangre en su cruel flagelación cuando, habiendo roto la piel y lacerado la carne, salió la preciosa Sangre por todos lados y se derramó, que ofrecía al Padre Eterno a cuenta de tu impaciencia y delicadeza. ¿Y por qué entonces no frenas tu ira y tu amor propio? Procura que en lo sucesivo sufras más en la tribulación y te desprecies a ti mismo, y recibe en paz las injurias que te hagan.

5 Gloria al Padre

Te suplicamos, Señor, que socorras a tus hijos

que has redimido con tu preciosa Sangre.

CUARTO MISTERIO

Jesús derramó su sangre en la coronación de espinas

La sangre se derramó de la sacratísima cabeza de Jesús cuando fue coronado de espinas como castigo a tu orgullo y a tus malos pensamientos; ¿y seguirás alimentando la arrogancia y agitando las imágenes en tu mente? Ten siempre presente en el futuro tu verdadera nada, tu miseria, tu fragilidad, y resiste con fuerza todas las malas sugerencias del diablo.

5 Gloria al Padre

Te suplicamos, Señor, que ayudes a tus hijos,

a quienes redimiste con tu preciosa Sangre.

QUINTO MISTERIO

Jesús derramó su sangre en el camino al Calvario

¡Cuánta sangre derramó de sus venas nuestro amado Jesús, en el dolorosísimo viaje al Calvario, cargado con el pesado madero de la cruz! Con esta preciosa Sangre quedó mojada las calles de Jerusalén y aquellos lugares por los que pasó, esto fue en satisfacción de los escándalos y malos ejemplos con los que sus criaturas habrían arrastrado a otros en el camino de la perdición. ¡Quién sabe si no eres del número de estos desgraciados! ¡Quién sabe cuántos por su mal ejemplo habrán sido conducidos al infierno! ¿Y todavía no lo remedia? Procura en lo sucesivo contribuir a la salvación de las almas amonestándolas y edificándolas, y haciéndote su modelo de obras buenas y santas.

5 Gloria al Padre

Te suplicamos, Señor, que ayudes a tus hijos,

que has redimido con tu preciosa Sangre.

SEXTO MISTERIO

Jesús derramó sangre en la crucifixión

El Redentor derramó más Sangre en su bárbara crucifixión, cuando, desgarradas las venas y rotas las arterias, fluyó de su cuerpo, como un torrente ese saludable Bálsamo de vida eterna para pagar la maldad e iniquidad del universo. ¿Y todavía se encontrarán quienes quieran seguir en el pecado y renovar así la cruel Pasión del Hijo de Dios? Llora amargamente por las faltas relacionadas con ella, detesta a los pies del sagrado ministro, reforma tu conducta, emprende una vida cristiana, considerando cuánta sangre costó tu salvación a Jesús.

5 Gloria al Padre

Te rogamos, Señor, que socorras a tus hijos,

que has redimido con tu preciosa Sangre.

SÉPTIMO MISTERIO

Jesús derramó la Sangre en la lanza al Corazón

Finalmente Jesús derramó Sangre después de su muerte, cuando la lanza se abrió su costado e hirió su amabilísimo Corazón: efectivamente junto con la Sangre salió entonces el agua para mostrarnos que la Sangre ya había sido derramada hasta la última gota para nuestra liberación. Oh, bondad infinita de mi Redentor, ¿y quién no te amará? ¿Quién no anhelará con afecto a ti, que has hecho tanto por nuestra redención? Pero como me faltan expresiones, invito a todas las criaturas de la tierra, invito a todos los Ángeles y Santos del Cielo, invito a mi querida Madre María, a bendecir, alabar y encomendar tu preciosísima Sangre. Sí, viva la Sangre de Jesús, viva la Sangre de Jesús, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

3 Gloria al Padre

Te suplicamos, Señor, que socorras a tus hijos

que has redimido con tu preciosa Sangre.

Otros usuarios a los que les ha sido muy útil esta oración, también han mostrado interés por estas: